Seguimiento google analytics-El Muro del Escritor. Cabecera- El Muro del Escritor
INICIO CONCURSOS LITERARIOS NUESTROS LIBROS TODO CUENTOS NEWSLETTER
foto cabecera

EL MURO DEL ESCRITOR

Expresa tus emociones

Redes sociales-El Muro del Escritor
Finalistas-El Muro del Escritor

Inés Susana Fargassi

bandera  


A VECES Y SOLO A VECES

A veces y solo a veces, me bebería el Atlántico solo por volver a verte.
A veces y solo a veces, me tragaría los aires azules solo por abrazarte.
A veces y solo a veces, caminaría para atrás para encontrarme en el sitio indescifrable de tu beso.
A veces y solo a veces, borraría mi memoria… solo por no recordar, solo por no olvidar… solo por no saber, si tú… si tú realmente existes.



RECALCULANDO

Desde nuestro encuentro en el negocio de electrónica, percibí, y eso que no soy un hombre de certeras intuiciones, que seríamos inseparables. Inmediatamente te invité a mi auto para que me acompañes y también, para que me guíes.
Escuché con fascinación tu voz melódica y decidida, que acertaba caminos advirtiéndome detalles y acelerando el destino. Me animaría a decir, que por primera vez en toda mi existencia, una dama podía aceptar mis fallas proponiéndome salidas alternativas. Habría que oírte con la dulzura que me repetías: “recalculando… ahora gire a su derecha y vuelva a la avenida principal”.
A mis cincuenta años, había hallado una compañera perfecta, que sólo hablaba lo necesario y que podía soportar mis cabronadas sin cambiar siquiera el tono, sosteniendo la calma y libre de cuestiones personales o reproches innecesarios.
Me animaría a decir que inventaba viajes e incluso me equivocaba adrede sólo para regocijarme con tus indicaciones. Encandilado con tu locuacidad, resigné el equipo de audio evitando cualquier ruido molesto que interrumpiera tu ternura sonora.
Pero un día, y seguramente como consecuencia de ese beso ocasional que le robé a María en tu presencia, decidiste gobernar mi ruta. Despótica y arbitraria, obviando consultas y consideraciones te volviste severa e indolente, eligiendo destinos impensables e inhóspitos, pero conservando el mismo sonido que antaño me seducía.
¡Maldita mujer confinada en el GPS! Desde entonces hago lo que me ordenas y voy donde tú quieres.



Slide-derecha-El Muro del Escritor
concusos

sorteos

libreria

todo libros

newsletter

Slide-pie-El Muro del Escritor
elmuro

emece

posit

refranero

lepe

camara

fotos

Pie de página-El Muro del Escritor
Contacto Política Privacidad Cookies Mapa del Sitio Licencia Creative Commons
Boton arriba-El Muro del Escritor